Analítica web ¿Quién se interesa por mi web?

Has hecho las cosas bien. Sabes cómo es tu público objetivo, pero ¿está llegando a tu web? ¿se comparta como esperabas? La analítica web nos acercará a la respuesta.

Analítica web ¿Quién se interesa por mi web?

Aunque el mejor indicador siempre son los resultados finales, hay herramientas que complementan la información.

Evidentemente, si vendes, va bien, sino, va mal, pero ¿por qué va como va? ¿qué porcentaje de visitantes se convierte en cliente? ¿cómo puedes aumentar el rendimiento?

Estas son algunas de las preguntas que nos ayuda a responder la analítica.

Comencemos por definir un poco. La analítica web el estudio del comportamiento de los visitantes de nuestro sitio.

Existen diversas herramientas para obtener la información que hace posible dicho estudio. De entre todas, la más empleada es Google Analytics. Este recurso gratuito ofrece una cantidad enorme de valores relativos a las visitas recibidas en una web.

No sirve de nada que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia. Descubre por qué pon soluciones.

A fin de no perdernos entre tanto dato, es importante seleccionar los más interesantes.

Se tiende a pensar que el objetivo es incrementar las visitas, pero ello no siempre implica vender más. Por tanto, hay que replantear el objetivo.

Debemos anteponer la calidad a la cantidad y para ello existen otros parámetros o KPIs.

Entre ellos destacaremos cuatro:

  • Número de sesiones por usuario
  • Duración media de la sesión
  • Páginas/sesión
  • Porcentaje de rebote

Los tres primeros están íntimamente relacionados.

Antes de explicarlos, conviene tener clara la diferencia entre sesión y usuario: Por usuario entendemos una persona que accede a nuestra web. Una sesión, por su parte, es cada visita que un usuario hace a la web.

No sirve de nada que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia. Descubre por qué pon soluciones.

Número de sesiones por usuario

Es la cantidad de veces, en media, que cada usuario visita la web.

Un valor alto implica que la gente vuelve a la página, es decir, que genera interés entre los visitantes.

Duración media de la sesión

Es el tiempo medio que pasa una persona navegando cada vez que entra.

Cuanto más alto sea este parámetro, más interés se habrá generado.

Páginas por sesión

Este parámetro nos indica cuántas páginas, de media, ve un usuario cada vez que entra en nuestra página.

Un valor alto significa un buen interés. Sin embargo, si el número de sesiones por usuario es elevado, se puede ser algo más laxo en su interpretación.

Porcentaje de rebote

Indica el el porcentaje de sesiones en las que solo se visualiza una página. Es decir, cuantas veces alguien ha entrado y ha salido de la página sin pinchar en ningún enlace.

Un valor alto significa poco interés.

No sirve de nada que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia. Descubre por qué pon soluciones.

Pero… ¿es suficiente?

Estos cuatro parámetros nos dan una idea general de la calidad de las visitas. Es importante trabajar para mejorarlos.

Sin embargo, no son los únicos datos que se deben analizar. Es importante saber qué páginas son las más visitadas. De poco sirve que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia.

Ello nos lleva a fijarnos en cuáles son las páginas más vistas dentro de la web. Si aquellas que nos reportan beneficios están en buena posición, lo estamos haciendo bien, sino, habrá que replantear la estrategia.

De poco sirve que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia.

¿Qué páginas nos aportan beneficios?

En una tienda online, sin duda, la página de «gracias» tras una compra. Pero no es la única. La página de petición de cita o de contacto también puede ser un objetivo razonable.

Dichos datos hay que analizarlos en su conjunto. Es decir, saber en qué porcentaje de las sesiones se logran objetivos. Si para alcanzar un objetivo hay que dar varios pasos, habrá que ver en cuál se pierde más tráfico. Así se podrá encontrar la causa y buscar una solución.

No sirve de nada que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia. Descubre por qué pon soluciones.

¿Por qué tengo malos resultados?

Puede que, después de analizar lo anterior te hagas esta pregunta.

Hay infinidad de respuestas posibles, pero vamos a centrarnos en dos:

  1. Algo falla en la captación de tráfico
  2. Algo falla en cómo intentas convertir

Algo falla en la captación de tráfico

No estás llegando a tu público objetivo. Te visita gente a la que no le interesan tus productos o servicios.

La solución pasa por revisar averiguar cómo llegar a tu público objetivo y enfocarte a él.

Ello puede implicar variar tu estrategia de redes sociales, backlinks, publicidad o SEO.

Para averiguarlo, puedes ver desde donde llegaron aquellos que cumplieron alguno de los objetivos.

Algo falla cómo intentas convertir

Aquí también hay dos errores típicos: No saber presentar el producto/servicio, tener un mal diseño web.

En el primer caso debes revisar los textos e imágenes. ¿Son atractivos para el cliente? ¿Generan la confianza necesaria?

En el segundo tendrás plantearte eliminar pasos, optimizar la velocidad de carga, verificar que la web es segura, etc.

Según la gravedad de la situación, la solución más fácil puede pasar por un nuevo diseño.

No sirve de nada que nuestro blog genera mucho interés si después compran en la competencia. Descubre por qué pon soluciones.

Con todo ello podrás hacer un diagnóstico básico de tu situación y dar algunos pasos para acercarte a tu objetivo.


Comparte esta página

Contacto

¿No sabes por dónde empezar?
Es normal. Dejalo en nuestras manos

Estamos en:

653 369 317

hola@joseluisnquijada.es

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar y continuar | Más información